Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CV ¿Y el postre?

—¿Elisa? ¿Qué haces aquí? preguntó Sam, mirando a la mujer que venía por el pasillo.

La sorpresa de Elisa era tanta como la de Sam y Caín, pero no se le notó en lo absoluto.

—Supe que Caín estaba aquí y vine a visitarlo.

Sam miró al hombre. Sus ojos, todavía enrojecidos, parecían aterrados.

—¿Eres su fan también?

—Por supuesto.

Sam no se lo creía. Ella tenía mucha imaginación, pero pensar en Elisa, tan formal y compuesta, rockeando como una loca desatada, le resultaba muy difícil.

—Parece que te dieron una paliza. Me preguntaba por qué habría sido, pero ya me estoy haciendo una idea. —Elisa miró a Sam.

Caín se levantó, interponiéndose entre ambas mujeres.

—Ven, hablemos afuera. —Cogió a Elisa del brazo.