Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CIII La última cena I

La paciencia no era infinita, tenía un límite y la de Sam ya había llegado al suyo.

—¡Ay ya cállate de una vez! —le gritó a Vlad, levantándose—. Ya has hablado lo suficiente y sólo has dicho estupideces. Ahora será mi turno de hablar y pobre de ti si me interrumpes.

Sam entró a la mansión y Vlad no tardó en ir tras ella. En el despacho podrían tener privacidad así que subió las escaleras. Iba en las del segundo piso cuando recordó lo último que había visto a Vlad hacer en el lugar. Se detuvo de golpe y bajó para ir al salón. Vlad la seguía a cada paso que daba.

—Siéntate —le ordenó.

Él obedeció. Envuelta en la manta, Sam caminaba de un lado a otro. Ponía en orden todas sus ideas, para mayor claridad de su discurso. No estaba segura de estar haciendo lo correcto, pero la adrenalina de ver al cadáver la dominaba. No dejaba de temblar y, si no sacaba lo que tenía atr