Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
XII En busca de un milagro I

—¡Por favor, no me mate! —le gritó a Vlad en la cara.

Él se apartó, todavía sobre ella.

—¿Crees que te mataría en mi casa? ¿En mi cama? No digas estupideces.

Eso no la tranquilizó.

—¿Qué va a hacerme entonces? Ya confesé y dijo que sería piadoso. Cumpla su promesa y déjeme ir al baño o reventaré.

Vlad suspiró. Sacó las llaves del cajón del velador. Siempre estuvieron allí, tan cerca y tan lejos a la vez. El destino era cruel y burlesco, pensó Samantha corriendo al baño.

¡A su baño!

Esa desvergonzada no había aprendido nada, pensó Vlad. Usar el mismo baño que él ¡Qué descaro! ¡Qué imprudencia! ¡Qué masoquismo el suyo al provocarlo de esa manera! ¡Qué mujer tan…!

—¡Ahhh!... —gimió Samantha desde el baño.

El placer de liberar su vergonzosa urgencia era indescriptible, como pocas cosas en la vida. El dolor en el vientre, la ve