Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Nerviosismo

Mel y yo nos encontrábamos riendo nerviosamente por los planes de Kat durante el fin de semana. Se alegró muchísimo al mismo instante en que la invité al pequeño viaje de negocios; no obstante, no he dejado de pensar ni un solo segundo en cómo decirle sin causar ese daño que inevitablemente le ocasionaremos. No quiero arruinar la felicidad que hay en sus ojos. No es justo opacarla con mi felicidad, pero entonces pienso que más daño le haremos si seguimos ocultándonos.

El vuelo a New York tardó un poco más de una hora, por lo que una vez llegamos al Hotel, dejamos las maletas en nuestras habitaciones y salimos a dar un pequeño paseo por los alrededores. Melanie veía fascinada cada uno de los edificios, y con gran emoción no dejaba de hablar con Katie sobre todo lo que sus ojos vieran.

«Asegúrate de contemplar su sonrisa cada que puedas; s&eac