Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 24

Capítulo 24:

Por la tarde Phineas fue a visitar a Finn.

Este le contó todo lo sucedido, como siempre obviando todo lo referente a que Emily era vampiro.

Phineas se cayó se la silla.

—oye ¿estás bien?— preguntó Finn preocupado.

Phineas comenzó a reír a carcajadas tanto que no podía levantarse del suelo.

Finn lo ayudó.

— ¿qué es tan gracioso?—preguntó un poco molesto Finn.

— Pues todo, sobre todo lo último— dijo Phineas con dificultad tratando de parar de reír.

—Yo no le veo la gracia a nada de todo eso— dijo Finn preocupado.

—pobre Aimé hubiera pagado por ver su cara y la tuya sobre todo—dijo Phineas riendo.

Finn lo miró molesto.

—bueno, ya no te enojes, y ¿que vas a hacer entonces?—pregunto Phineas tratando de ponerse serio.

— no lo sé, iba a aprovechar ese momento que nos quedamos solos para hacerle la propuesta, pero justo me salió con eso—

— Bueno amigo, yo te lo dije, que se te va a ir de las manos y eso esta comenzando a suceder— dijo Phineas serio.

—me dio mucha pena cuando me dijo eso, no sabía que decirle—dijo él muy nervioso llevándose las manos a la cabeza.

—Bueno ya no te aflijas—dijo Phineas y lo abrazo.

gracias amigo— dijo Finn.

—No hay de que para eso soy tu amigo, nunca te vi así de nervioso y afligido—dijo Phineas preocupado.

—bueno, me voy a calmar y voy a pensar bien las cosas haber que se me ocurre—dijo Finn tomando un gran sorbo de leche.

—Bueno, cambiando de tema, de seguro ustedes también recibieron la invitación de la fiesta de antifaces ¿no?—dijo Phineas.

— sí está mañana llegó la invitación, cielos cada vez me sorprende más lo rápido que te enteras de las cosas— dijo Finn.

— jaja no es tan así, lo que pasa es que nosotros también recibimos la invitación— dijo Phineas riendo.

Finn lo miró sorprendido.

—¿porque me miras así? Ah, esta no te la sabes seguro, el Lord ese invitó a todo el pueblo—dijo Phineas.

Finn se sorprendió aún más.

— ya, no es para tanto, todos sabemos que ese tipo es extraño—dijo Phineas tomando un poco de leche.

— Bueno, sí todos sabemos que es extraño ¿pero eso? No tengo palabras y ¿a que se debe semejante fiesta?—dijo Finn.

—eso no lo sé todavía, pero en estos días lo voy a averiguar de seguro— dijo Phineas riendo.

Finn se quedó pensando.

— ¿también invitó a la mujer esa que tuvo un bebé hace poco que dicen que es hijo del demonio no se que? — pregunto Finn.

— Pues sí—dijo Phineas.

— Pero no todos van a ir, eso tenlo por seguro—

—Sí, lo sé—

—Mamá y yo queremos ir, y bueno quería saber si tienes un traje para prestarme, mamá se compró un vestido, esta hermoso, pero ya no le quedó para comprarme un traje— dijo él apenado.

Finn lo miró sorprendido.

—claro que si, vamos a mi habitación—dijo Finn sonriendo.

Phineas se sonrojó y lo miró sorprendido.

Finn abrió su armario estaba lleno de trajes.

Phineas abrió grande los ojos.

— lo sé es demasiado, hay ropa que ni uso—dijo Finn.

— Bueno, a ver, ¿qué tal este?—dijo Finn tomando un traje de color verde esmeralda.

— Sí me gusta— dijo Phineas.

— Bueno, ese lo use solo dos veces— dijo Finn pasándole el traje.

—Gracias Finn después de la fiesta te lo devuelvo—dijo Phineas sonriendo.

— no, quédatelo, te lo regalo—dijo Finn.

Phineas lo abrazo muy emocionado... 

Capítulo siguiente