Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 7

                     Capítulo 7: 


Se sentaron en la mesita a tomar té. 


– ¿ Y Matthew? – Preguntó Emily nerviosa. 


–Fue al bosque, ya sabes que le gusta jugar entre los árboles y con los lobos– Dijo Nicolae muy tranquilo. 


Emily bebió un poco de té. 


–Bueno, te escucho, se que hay cosas que no me estas contando – Dijo él serio. 


–Lo sé, y lo siento, es que todo está pasando muy rápido, y temo que se me vaya de las manos – Dijo ella preocupada. 


Él la miró fijamente. 


Así Emily le contó todo. 


–¡Cielos Emily!  Nos vamos dos noches y ¿ocurre todo esto? –Exclamó Nicolae preocupado. 


–Lo sé y lo siento –Dijo ella apenada. 


–Ya, ya con lo siento no lograrás nada – Dijo él tomándole las manos. 


–Sí, pero me siento muy mal, sabes siempre pensé que cuando este día llegara me sentiría muy feliz y en paz– Dijo ella apenada. 


–Bueno, no siempre es como pensamos – Dijo él tranquilo y añadió : 


–¿ Cómo sabes que es él?– 


–Lo sentí, aquí en mi corazón, además esos ojos grises, son los mismos que siempre veo cuando tengo esos sueños–Dijo ella alterada. 


–Bueno, tus predicciones nunca fallan, y ¿ es humano verdad? –Preguntó el preocupado. 


Emily asintió con la cabeza. 


Nicolae suspiró. 


–Bueno cuando volví hoy sentí ese olor, Matthew al parecer no se dio cuenta, por eso no dije nada – 


–Todo es culpa de Matthew, si no hubiera sido por él yo… 


–Tú nada Emily, hoy en día serias muy vieja o ya estarías muerta así que es lo mismo– Dijo Nicolae un poco molesto. 


Ella solo lo miró. 


–Bueno y ¿ qué piensas hacer? Porque en algún momento él va a tener que saber la verdad – 


– Lo sé y eso me atormenta– 


– Mira, como te lo dije siempre, eres libre de hacer lo que quieras, pero no debes ponerte en peligro, ni a nosotros–Dijo él muy serio. 


–No, tampoco quiero que él esté en peligro–Dijo ella angustiada. 


–Bueno, sobre eso también quería hablarte, se que no te estas alimentando bien, no soy estúpido– Dijo él sacando una pequeña botella de su bolsillo. 


–Sabes que no puedo– Dijo ella nerviosa. 


– Pues con más razón tienes que poder ahora, o ¿entonces que?  Uno de estos días te vas a abalanzar sobre él–dijo él colocando la botella sobre la mesa. 


– ¡Claro que no!–Gritó ella. 


– Eso dices ahora, pero sabes que cuesta controlarse, sobre todo en tu caso–Emily suspiró. 


–Lo mejor será que me aleje– 


–¿ Qué?– exclamó él sorprendido. 


–Sí, por favor déjame ir a París–  suplico Emily. 


– ¡Claro que no!  Volverás a Transilvania en todo caso – Dijo Nicolae y continuó:  


–Por lo menos hasta que puedas alimentarte bien, además estas a mi cargo, así que pase lo que pase también es mi responsabilidad– Dijo él nervioso levantándose de la silla, en ese momento entró Matthew. 


–Oh, disculpen si interrumpí algo–Dijo él sarcásticamente. 


– No, solo bebimos té– Dijo Nicolae. 


–Sí, ah por cierto, aquí están los chocolates que te mandó Cornelius–Dijo Emily señalando la caja. 


–¿ De verás?– Exclamó él entusiasmado y abrió la caja. 


Matthew era un niño bajito de unos once años, de cabellos rubios lacio y ojos verdes,  muy egocéntrico y narcisista, también  travieso y caprichoso. 


Nicolae por su parte era un hombre que aparentaba unos treinta años, alto, pelirrojo, de largo cabello lacio y ojos celestes. 


Muy educado y caballeroso. 


Tranquilo, es muy raro que pierda la paciencia. 


Le gusta mucho viajar y leer el tarot. 


Así mientras Matthew comía los chocolates Nicolae fue al balcón, Emily lo siguió. 


Lo abrazó por detrás y dijo: 


– Lo siento mucho Nicolae– 


–Ya, no te aflijas, no me gusta ser duro contigo, pero entiende, es por tu bien, por nuestro bien –Dijo él. 


–Lo sé, sé lo mucho que te preocupas por nosotros– Dijo ella. 


–En, fin y para cerrar el asunto, piensa bien lo que vas a hacer, y  no dudes en consultarme cualquier cosa– Dijo él mirando la luna. 


– Sí, lo haré –Dijo ella más tranquila. 


–Y ¿ qué tanto hacen?– Preguntó Matthew entrando. 


– Observamos la luna–Dijo Nicolae. 


– Sí, hoy está muy bonita–Dijo Emily. 


–Ah, sí en el bosque se puede apreciar mejor, sobre todo en compañía de los lobos, más cuando aúllan, eso me encanta– Dijo Matthew sonriendo...


Capítulo siguiente