Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 6

                         Capítulo 6: 

–Finn ¿ que haces aquí?– 

Preguntó Emily sorprendida. 

–quiero saber la razón por la que quieres que me aleje de ti – Dijo él muy serio. 

Ella se sobresaltó. 

– Bien, sígueme aquí podrían vernos –Dijo ella nerviosa caminando rápidamente. 

Él la siguió, así llegaron hasta el cementerio. 

Finn se sobresaltó. 

–Mis hermanos están en la casa y todavía no les dije nada– Dijo ella sentándose en el pasto junto a una lápida. 

Él se sentó a su lado. 

–Me asusta lo persistente y terco que eres– dijo ella. 

–Bueno, es que no me diste una buena razón, además siento que no eres una mala persona –Dijo él nervioso. 

Ella lo miró sorprendida. 

Suspiró y dijo : 

–No es tan fácil de explicar, además si supieras lo que soy realmente, lo entenderías y te alejarías de mi para siempre –Dijo ella un poco apenada. 

– ¡Claro que no! –Exclamó él levantándose de un salto. 

Ella se sobresaltó. 

–Haber, es ¿por qué estoy comprometido? O ¿ Porqué eres mayor que yo? Mmm no tienes pinta de mujerzuela, y  si fuera así de todas formas todo eso no me importa –Exclamó él con vehemencia. 

Ella lo miraba asombrada. 

–Se que es muy repentino, pero, no se como, el punto es que me gustas mucho, no puedo sacarte de mi cabeza –Exclamó él todo rojo. 

Emily se sonrojó y no sabia que decir. 

–Finn, no sabes lo que estás diciendo, no me conoces, ni sabes nada de mi –Dijo ella nerviosa. 

–Lo sé por eso estoy aquí también, entonces te escucho –Dijo él sentándose en el pasto de nuevo. 

–Finn en serio, esto no está bien – Dijo ella angustiada. 

–Lo, se y no me importa, yo no te gusto ¿verdad? – Preguntó él nervioso. 

Emily se sonrojó. 

–No es eso, es que ya te lo dije, es complicado – 

–Yo lo voy a entender –Dijo él serio. 

Emily suspiró y dijo: 

–Está bien, consta que te lo advertí, y otra cosa de apoco te voy a contar cosas de mi– Dijo ella muy nerviosa.

– Esta bien – Dijo él sonriendo. 

–Bueno, me llamo Emily Devereux, tengo veinticinco años y soy de Francia, también tengo dos hermanos por decirlo de alguna manera, Nicolae y Matthew – 

Él la escuchaba atentamente. 

– Me gusta mucho contemplar la luna, también otra cosa que me gusta mucho son los chocolates– Dijo y señaló la caja. 

– Ya veo–dijo él. 

– Nicolae sabe que a Matthew y a mi nos gusta mucho entonces le pidió al panadero –Explicó ella y continuó : 

–No tengo pretendientes ni nada de eso, en algún momento si los tuve, pero no dio resultado, supongo que no era el indicado– Dijo sonriendo. 

Finn se sonrojó, le gustaba mucho la sonrisa de Emily. 

–Me gusta mucho bailar y escuchar música clásica, también las rosas rojas y bueno creo que es lo que te puedo decir  por ahora – Dijo ella. 

–Bueno, no le veo nada de malo a esas cosas – Dijo él pensativo. 

Ella solo sonrió y dijo: 

–Bien, tengo que irme, mis hermanos se van a preocupar y tú también debes ir a tu casa–

– Esta bien– Dijo él levantándose del pasto. 

Ella se levantó y tomó la caja de chocolates. 

Inmediatamente Finn se acercó a ella y la abrazó. 

Emily se sonrojó y quedó tiesa. 

– ¿Podemos vernos mañana en la noche de nuevo?– preguntó él nervioso. 

–Está bien, aquí en este mismo lugar–Dijo ella tímidamente. 

–Sí, aquí voy a estar, por cierto estas muy fría– Exclamó él frunciendo el ceño. 

Emily se sobresalto. 

–Em, bueno tengo un poco de frío– Dijo nerviosa. 

–Bueno, si esta un poco fresco, pero creo que no es para tanto –Dijo él. 

–Lo se, pero soy friolenta– Dijo ella riendo.

– Bueno, nos vemos aquí mañana entonces– Dijo él emocionado. 

–Sí, bueno en él caso que no puedas avísame por favor –Dijo ella. 

–Claro, te envío una paloma–Dijo él. 

– Está bien, bueno, nos vemos mañana–Dijo Emily sonriendo y corrió hasta perderse en la niebla. 

Finn estaba muy emocionado corrió rápidamente hacia su casa. 

Emily entró rápidamente y cerró la puerta. 

–Pasó algo ¿verdad?–Preguntó Nicolae muy serio mientras bajaba las escaleras. 

Emily se sobresaltó. 

S e acercó a él y dijo: 

–Sí Nicolae, creo que lo encontré – 

                                 

                               ... 

Capítulo siguiente