Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPITULO 10

Capitulo 10

ARIEL

—No tienes que tenerme lastima.

—No es lastima—se pega a mi cuerpo y su acto me corta el paso del aire, al notar su entrepierna dura—mira lo que provocaste solo con mirarte las nalgas.

No se cómo se respira después de esto por Dios bendito. Me quedo inmóvil sin saber qué hacer, como mirarlo después.

—Siéntate.

Preveo sus movimientos y voy por mi ropa,  no quiero que vea mi ropa íntima. Sonríe extendiendo en el piso la suya y hago lo mismo con la mía. Que incomodidad, se sienta frente a la puerta yéndose contra la pared y hago lo mismo posándome a su lado.

Mala idea porque su brazo choca contra el mío despertando un sinfín de emociones que me contraen el sexo involuntariamente. A él no parece molestarle el contacto,  mira la lluvia como cae mientras desafortunadamente yo no dejo de