Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPÍTULO 8

—Buenas tardes, señoritas.

Saludo Diago con su voz gruesa.

—Buenas tar...

— ¿No le parece que esto ya es un acoso?

Interrumpió Aileana a Beth que contestaba sonriente el saludo de Diago.

Aileana colocó sus manos sobre su cadera y su rostro se tornó molesto.

— Además ¿ cómo sabe que yo estudio aquí?

Diago sonrió. 

—Cuando me mude a este lugar me dijeron que los escoceses eran muy educados, pero debo decirle señorita que usted es la excepción.

— Aún no me contesta lo que pregunte.

El resoplo.

— Estaba dando una vuelta por estos sitios y las vi... en realidad no es acoso, solo quería ser gentil con ambas e invitarles un café.

Los ojos de Beth se iluminaron, mientras que los de Aileana se entrecerraron con mucha desconfianza.

__ Se lo agradecemos pero...

__ ¡Aceptamos!

Aileana miró confundida a Beth porque ella había sido clara en expresarle lo que él le provocaba y ella había aceptado sin imp