Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPITULO 3

__ ¿Qué te parece esta?

__ Está linda.

Respondió Aileana al mirar la bolsa rosa palo que le enseñaba Beth.

Ambas miraban las bolsas, se la estaban pasando realmente bien, cuando una chica, alta y castaña se acercó a ellas de manera desafiante.

__ A ti te estaba buscando.

La chica se paró delante de Beth de manera en que parecía que en cualquier momento le daría un golpe.

__ ¿A mí?

Contestó despreocupada Beth mientras Aileana miraba con tensión la situación.

__ ¿Quién te da el derecho de salir con mi novio?

__ A mí me dijo que es tu exnovio.

La chica mostró un rostro de molestia.

__ Bueno, si es mi exnovio, pero eso no te da de...

__ Él puede salir con quien quiera, y ahora lo hace conmigo.

Ailena jaló levemente la mano de su amiga.

__ Vámonos, mejor ¿Si?

Beth vio los ojos de Aileana, se no querer problemas.

__ Si vámonos.

Ambas chicas decidieron retirarse habían dado algunos cuantos pasos cuando la chica castaña soltó la peor palabra para Beth que detestaba que la llamarán así.

__ ¡Eres una zorra! Te pareces a tu madre.

Aileana junto con Beth miraron a la chica con una furia evidente.

__ ¿Que dijiste?

Beth reto a la chica mientras se acercaba a ella nuevamente.

__ Que eres una zorr...

Beth no soporto más y lanzó una bofeta.

__ osaste mencionar a mi mamá y eso no te lo perdonaré, vete de aquí Lorna antes de qué ...

Beth recibió de regreso la bofetada.

Las dos chicas tenía una mirada de furia, como si un combate estuviera a punto de comenzar, las personas al rededor  solo miraban la escena de las chicas, Ailena solo observó como Lorna jaló el cabello pelirrojo de su amiga.

Beth respondió con también jalarle el cabello a Lorna, en un segundo todo se había complicado Aileana no sabía como detener lo que pasaba, quiso acercarse a las chicas a tratar de separarlas, estaba tan concentrada en esta tarea que no vio el puño que iba hacia su rostro dándole directamente en su ojo.

El golpe aturdió a Aileana, rápidamente observo que era otra chica que se había acercado a Lorna, Aileana se dio cuenta de que era amiga de esta, quizás estaba escondida o apenas la había alcanzado, realmente Aileana no penso mucho, ya que vio que mientras ella se recuperaba del golpe está chica también golpeaba a Beth.

Aileana miró a su alrededor y no sabía cómo detener la escena, recordó el bote de jugo que todas las mañanas se servía para llevarlo al colegio y agradeció que ese día no tomará nada de este, se quitó la mochila que llevaba en la espalda y buscó entre sus cosas muy apresuradas, al hallar lo que buscaba, destapó la botella y arrojó a las dos chicas el contenido de esta.

Lorna junto con su amiga soltaron a Beth mientras se miraban empapadas, Aileana aprovecho para dar un ligero empujón a Lorna que terminó tirándola al suelo, mientras su amiga trataba de ayudar a Lorna, Aileana tomó la mano de Beth que estaba un poco aturdida y comenzó a correr entre toda la multitud que sé encontraba en aquel lugar lleno de locales.

__ ¡Vamos Corre! Que nos alcanzan.

Aileana soltó  mientras aún tomaba la mano de Beth y miraba hacia atrás, ya habían corrido algo y al parecer se habían escapado de Lorna, Ailena miró nuevamente hacia atrás distrayéndose con la sonrisa de Beth .

Sintió un golpe haciendo que ambas chicas cayeran al suelo, Aileana miró hacia arriba encontrándose con aquellos ojos Azules más hermosos que el color del cielo, más profundos que el mar, él solo la miraba sin ninguna reacción aparente en su rostro.

"No voy a mentir, en ese momento quedé impactada  eran unos ojos hermosos, no es que no hubiera visto ese color de ojos, era más bien que tenían algo que los hacía lucir preciosos e intensos, quizás el contraste del color de esos ojos más el negro intenso de su cabello y barba.

Mientras él me miraba como la cosa más insignificante en su camino yo no podía dejar de verlo por el inmenso temor que provocó en mí..."

__ Fíjese en su camino.

Soltó el hombre.

__ Lo siento.

Ella respondió apenada mientras se levantaba del suelo y ayudaba a su amiga a también pararse.

__ Acaso es ciega o ¿qué le pasa?

Aileana se consideraba una persona tranquila, además le habían enseñado a que no siempre debía decir lo que pensaba, ya que era algo de muy mala educación, aunque a decir verdad pocas veces ella se quedaba con las cosas y respondía a las personas que se metían con ella.

__ y ¿Usted es sordo? Ya le dije que lo sentía.

El hombre miró de abajo hacia arriba a esa pelirroja que le contestaba, no era ni bajita ni alta estaba a una estatura promedio, los ojos del hombre se desviaron para ver a la acompañante de la chica, al igual que ella tenía el mismo tono de piel blanca con ligeras pecas, ella era más alta, con un cuerpo muy bello y era igual pelirroja, solo que notó que la intensidad del color era diferente era más apagado al contrario de aquella chica irrespetuosa que lucia más intenso y hermoso.

Alileana miró fijamente a los ojos al hombre, él sonrió al ver los ojos color miel que ella poseía aunque uno de ellos estaba ligeramente rojo, no dejaba de verse lindo, era muy común ver pelirrojas en aquel lugar con los ojos azules o verdosos y los de ella eran claramente distintos.

__¿Aili?

Soltó Beth, podía sentir un poco la tensión.

__ Vámonos, una vez más lo siento.

Aileana tomó nuevamente la mano de Beth apartándose del camino de aquel hombre.

__ oye, oye.

Beth se detuvo después de haberse alejado del hombre.

__ ¿Qué fue eso?

__No lo sé, en verdad sentí miedo, tú ¿no?

__ Está guapísimo.

__ No sé, hay algo en él... Bueno lo olvidemos, no creo que nos volvamos a ver el no parece de por aqui... oye me debes una, tendré el ojo morado por tu culpa.

Beth rio apenada.

__ Lo siento, pero tú viste que no comencé yo.

__ Lo sé, ¿Ahora que le diré a mi papá?

__ Que te caíste.

Ambas rieron mientras continuaban caminando.

"fui una ilusa al pensar que ya no nos veríamos, la vida suele ser muy cruel, pero conmigo tenía planeada una mala jugada..."

Capítulo siguiente