Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 34

El jueves por la tarde, Servando apareció por sorpresa al final del turno de Sally, y la sorprendió llevándole un ramillete de flores. Eran solo unas margaritas, pero a ella el detalle le pareció encantador, y pensó en la suerte que tenía de haberse cruzado con Servando en su vida.

- He venido a buscar a mi profesora de yoga preferida.

- Ummm, ¿se supone que esa soy yo?

- Eso creo, señorita.

- ¿Y cómo sabías a qué hora aparecer por aquí? Porque hoy he tenido varios turnos extras, y la verdad es que ni yo recordaba la hora a la que terminaba de trabajar.

- He tenido ayuda, tu jefa es muy amable, ¿lo sabías? Aunque he tenido que matricularme de un trimestre entero de yoga para que me dijera tus horarios de toda la semana.

- ¡No me lo creo! Dime que estás bromeando…

- No, te aseguro que no, pero no me