Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 5

Meg, después de salir de casa de Emma, siguió todo el plan que había elaborado con su amiga. Paró en una lujosa tienda de delicatessen que hasta hacía seis meses no podía permitirse, compró todo lo que a Levy le gustaba, y condujo de vuelta a casa con un emocionado Ben,que no paraba de narrarle los juegos de aquella tarde.

Una vez llegaron a casa, Meg se alegró de comprobar que Levy no estaba allí, pues de haberse encontrado en la casa, le habría resultado imposible preparar la cena elegante que tenía en mente.

Ayudó a Ben a bañarse, y el niño, tan cansado como contento, no protestó cuando Meg le srivió varitas de pescado y ensalada a las siete y media de la tarde. Se lo comió todo alegre, y antes de las ocho, sin haber podido terminarse su yogur de limón, se quedó dormido ante la mesa de la cocina.&nbs