Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 38

Meg daba vueltas por su pequeño apartamento como si fuera un pájaro enjaulado que buscara una apertura en su jaula. Estaba nerviosa, y llevaba dos días con un irremediable dolor de estómago, que no la dejaba comer nada, y mucho menos dormir a gusto.

Mientras Jonah, Ben y ella paseaban el pasado sábado, el amable profesor había insistido en invitarla a tomar un refresco en un bar de la zona, y lo cierto es que ella, agotada por las horas que llevaba caminando, no había podido resistirse.

Mientras estaban en el bar, vigilando atentamente a Ben, que jugaba en el parque que estaba justo enfrente de la cafetería a la que ellos habían acudido, una noticia llamó su atención.

Salió en las noticias de la televisión que el establecimiento tenía en una esquina, y a la que casi nadie prestaba atención. Fue un