Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 9

En la actualidad

- Meg, ¿estás enfadada?

Meg volvió al presente cuando se dio cuenta de que llevaba más tiempo sin responder del que habitualmente se considera adecuado, y en ese momento, pensó que tenía que decir algo si no quería despertar todas las alarmas.

- No, claro que no, es que no pensaba volver a verte.

- Ya, eso me imagino. En cualquier caso, muchas gracias por acogerme.

- La policia me ha pedido ayuda, no podía negarme, ¿no?

- Bueno, supongo que no cualquier acogería a un desconocido en su furgoneta.

- Ya, si, pues yo si que lo he hecho. ¿Tienes hambre?

- Lo cierto es que si, apenas pude comer nada al mediodía, y no llevaba nada comestible en el coche.

Meg se encaminó al lugar en el que había dejado la bolsa que su madre le entregó cuando estaba a punto de volver a la carretera, y sacó de su interior un par de recipientes llenos de comida, y un termo. Calentó el contenido de las tarter