Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
34

Cuando me desperté, apenas reconocía el cuerpo de Jax bajo la oscuridad de la noche. El contraste frío de los piercings de sus pezones me daban escalofríos sobre la piel caliente de mi cuerpo aprisionado por el suyo. El reloj digital en la mesilla marcaba las cuatro de la madrugada del once de agosto. Mi cumpleaños. Jax se removió, y quitó su cabeza de mis tetas para aferrarme con sus brazos sobre su cuerpo; ya no me sorprendía, era así todas las noches, cambiábamos de posición una y otra vez mientras dormíamos, cada día despertábamos de formas diferentes uno sobre el otro.

- - - 

Me desperté poco a poco, viendo como los rayos de sol eran camuflados levemente por la cortina de la ventana. Estaba sola en la cama, y la camiseta de Jax que llevaba puesta se me había subido hasta dejar casi a la vista mis tetas sin sujetador.

No escuchaba nada, e imag