Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
29

Samay me escribió cuando ya estaban entrando en Nueva York, y me mandó una foto de Trent y Nora morreandose un asiento delante de ella en el avión. Los mensajes con mi hermana eran escasos, y quería que me contara sus cosas de California, aunque ansiaba escuchar que lo había dejado con Adán, lo sabía desde hacía días, Bryce me lo había contado en una videollamada, y me alegré de su "espionaje". 

Tres días ya llevaba sin saber de Jax, y no me había resistido a mandarle otros dos mensajes, uno por día tras la última llamada que le hice. Solo tuve una respuesta que me mantuvo calmada unas horas antes de volver al sentimiento de extrañeza que le tenía. 

Andra: Te quiero. 

Mi tatuado: Te quiero más. Espérame. 

Solo nos intercambiamos aquellos mensajes. Ni siquiera necesitaba que me dijera que le esperara; espe