Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
23

La música de The Chainsmokers sonaba desde dentro de la habitación que Trent me había indicado. Nora vivía enamorada de aquel grupo de música, y yo no me quedaba atrás. Agarré el pomo, y tiré de él levemente empujando la puerta. El cuerpo de Nora estaba estirado en la cama, con las rodillas flexionadas y los pies en el aire mientras los movía al ritmo de la música; volvía a tener el pelo castaño, sin nada de rosa en él. 

—Nora... —la llamé. 

Dio un pequeño salto sobre la cama, y giró a mirarme abriendo los ojos como dos grandes monedas. Se le aguaron los ojos, y se mordió el labio cogiendo aire. 

—Andra, ¿qué haces aquí? —logró preguntar. 

Me encogí de hombros adentrándome en la habitación. 

—Tienes un buen novio.