Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
La noticia

Eugenia vio a sus amigas, esperando que el impacto de su compromiso les permitiera hablar, y pronto. Ambas mujeres la miraron con la boca abierta y los ojos muy abiertos.

—Digan algo, ¿quieren? Saben que me importa mucho saber su opinión.

Cecily habló con el puño en la boca, parpadeando por su estupor.

—¿Te vas a casar con el marqués Wellingham? ¿Cuándo empezó a cortejarte en serio? Yo… simplemente no lo entiendo. No lo conoces.

—Más importante —dijo Megan, con la boca aún abierta. ¡¿En qué momento su interés llegó más allá del coqueteo inocente a una oferta de matrimonio?!

Eugenia extendió las manos pidiendo calma.

—Ha sido un torbellino, lo sé. Mi hermano ni siquiera ha sido informado, pero creo que Andrew y yo nos entendemos bien. Es divertido, atento, dulce y se preocupa por mí—. Quería continuar y decirles a sus amigas que sus besos eran devastadores y le hacían encoger los dedos de los pies, que sentía un torbellino en su estómago