Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
De paseo por Arthur Seat

Paseando por el vestíbulo de la casa de la condesa de Mounthbatten, se encontraba Eugenia escuchando atentamente si algún carruaje se detenía frente a la casa. De vez en cuando cesaba en su caminata nerviosa, y se asomaba por las ventanas delanteras junto a la puerta, con cuidado de no mover las cortinas de encaje que colgaban allí; no fuera que lord Wellingham hiciera acto de presencia y la viera esperando demasiado ansiosa.

Aunque, ciertamente estaba impaciente por marcharse a solas con su señoría. Su doncella estaba sentada en una silla cercana, con un libro apretado con fuerza en sus manos y sin el menor interés en lo que estaba haciendo Eugenia. Después del beso de anoche, apenas había dormido. La idea de que él se hubiera escurrido con ella a la biblioteca de los Fitzgerald y la hubiera besado hasta que los dedos de sus pies se curvaran en sus zapatillas de seda tal como había dicho Megan en algún momento, la sorprendió todavía más. Su corazón latía