Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capitulo 28: Celos hasta del agua que toma.

Capitulo 28: Celos hasta del agua que toma.

No perdí el ojo en ella mientras bajaba de la limosina y le permitía sostenerse de mi brazo para caminar juntos hasta la entrada de la mansión de Floyd.

Su mano caliente aceleraba mi pulso.

Deseaba introducir los dedos en el del cuello de mi camisa y tirar de ella con fuerza, sentía que me estaba ahogando, la garganta estaba hecha un nudo y no podía pronunciar palabra alguna.

Lo que había podido decir, lo dije dentro de la limosina y luego ella se encerró en sí misma y no quiso pronunciar nada más.

—Bienvenidos. —Un mayordomo nos recibió en la entrada y le quitó el abrigo a Neny que esta traía encima para colgarlo en uno de los percheros que éstos habían dispuesto para la actividad.

No era una cena cualquiera, era una fiesta por to