Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 20: Celos de la luna.

Capítulo 19: Celos de la luna.

Minutos antes

—Deja de preocuparte por mí. Estoy bien.

—Te he estado llamando desde ayer y no me tomas la llamada. —

Me dice mi primo desde que le respondo el teléfono.

—¿Crees que he tenido poco trabajo desde que te fuiste? —

Le pregunto. — Tengo bastantes cosas con las cuales entretenerme.

—Sabes muy bien por qué te estoy llamando.

—No, en verdad, no lo sé, no sé por qué me llamas con tanta insistencia. Si ya te dije desde el primer momento que estoy bien.

—Tienes cáncer, Timoteo.

Mi mandíbula se endurece y mis manos se tornan puños.

Por supuesto que tengo cáncer. ¿O acaso él cree que no lo sé?

¿Cree que no vivo constantemente con el pensamiento de que voy a morir en cualquier momento?

Sé bastante bien lo que padezco y sé que es inevitable muerte, aun así, intento distraerme con otra