Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 3

 *Lorenzo*

Pero no habría otra explicación lógica, regrese a mi mesa y me quede pensativo.

“¿ Que te pasa Lorenzo?” dijo Camilo.

“Nada, necesito que me investigues a Fabrizio” dije mientras terminaba mi trago de whiskey.

“¿  Fabrizio, te refieres a Santelli , el hijo del viejo Giuseppe?” dijo Camilo sorprendido.

“Sí, hay algún problema con eso” dije bastante molesto, por tener que repetir mis órdenes.

“No por supuesto que no”.

“Perfecto, también necesito que me averigües si tiene alguna amante o novia en turno, pide que te entreguen el video de seguridad de hoy y quiero saber quien es esa rubia que estaba frente a nosotros hace unos minutos y me refiero a que quiero saberlo todo de ella”.

“Muy bien estoy en eso”.

24 HORAS DESPUÉS

Estaba en mi oficina principal, la que tengo en uno de mis casino, desde donde manejo mis negocios, además de traficar droga, tengo varios hoteles y bares de bailarinas exóticas , los cuales visito con regularidad para cerciorarme que todo marcha  a la perfección.

Estoy sentado en mi silla, frente a mi escritorio y no puedo evitar pensar en esa mujer , sus piernas y su cuerpo, ! M*****a sea!, solo de pensar en ella ,mi miembro ya está bastante duro, tendré que llamar alguna de mis bailarinas, para solucionar este problema.

Estaba por llamar a mi amante regular, cuando tocaron a mi puerta, “Vai avanti” (adelante).

“Lorenzo, espero que estés de mejor humor, tienes un minuto” dijo Camilo sonriendo como siempre, cualquiera diría que no es mi mejor torturador con únicamente verlo, pero si supieran la realidad, se les erizaría la piel.

“Espero que valga la pena, estaba por llamar a una de las bailarinas, para que me ayudara con algo, pero dime te escucho”.

Camilo se sentó frente a mi escritorio y saco un expediente con fotografías, me entrego todo y pude ver que eran de mi mujer misteriosa, entre ellas había varias de la casa de los Santelli y de ella con Fabrizio y el viejo Giuseppe.

“¿ Quien es ella?” le pregunte mientras seguía viendo todas esas fotografías.

“Esa mujer , mi querido Lorenzo es nada más ni  nada menos que Fiorella Santelli,” contesto Camilo con una enorme sonrisa, por haber conseguido la información que le pedí.

“Es la hija de Giuseppe Santelli, recuerdas que te conté de ella, es  la que tanto protege como si fuera la luz de sus ojos, la última vez que la vieron fue cuando tenía 14 años, justo antes de que su padre la enviara fuera del país”. Dijo muy sonriente.

“Y como pudimos ver ayer, ha regresado y ! Diablos! En que mujer tan exquisitamente atractiva se ha convertido”, dijo Camilo y no pude evitar lanzarle una mirada posesiva por la manera en que se dirigió a ella.

“Entonces  ella es la hermana de………” dije titubeando.

“La  hermana de Fabrizio Santelli, ese estafador que le robo el dinero a su padre para gastarlo en  apuestas, y me entere de algo más bastante interesante, el muy idiota ya le debe mucho dinero a  Dante Mancini y este amenazó con matarlo si no le devuelve hasta el último centavo “.

“Que imbécil, era de esperarse, que dios lo bendiga porque acaba de cavar su propia tumba con Mancini”.

“Quizá no necesite la bendición , después de todo”.dijo Camilo y no me gusto lo que estaba insinuando.

“ Continua….” dije recargándome en mi silla y cruzando mis brazos, algo me decía que lo que estaba a punto de decirme no me iba a gustar para nada.

 “Al parecer el regreso de la señorita Santelli, ante la insistencia de su padre manipulado por el idiota de su hermano, no es una coincidencia,”.

¿A que te refieres?” dije curioso por saber más.

“De que su padre le pido que regresara, confiando en las mentiras de su hijo, de que él tenía todo bajo control y que no existía algún peligro para ella, lo cual es totalmente lo contrario”.

“Según el espía que tenemos en la familia de Mancini, Dante le ofreció perdonarle la deuda y la vida , si le entregaba a su hermana como pago”.

Al escuchar esas palabras, me levante y le di un golpe a mi escritorio con mis puños, “Y que parte juega el viejo Giuseppe en todo esto, no dijiste que él desconocía los movimientos de su hijo”.dije furioso de solo pensar que Mancini pondría sus asquerosas manos en mi conquista.

“Y es cierto, desconoce las verdaderas intenciones de su hijo y con lo delicado que es su salud, dudo mucho que Fiorella le diga algo que pueda empeorar la situación de su padre”.

“Entonces ella está en manos de su hermano, sin poder nada al respecto más que rezar porque le muy imbécil desista de sus intenciones de venderla”.

“La verdad dudo mucho, que Fiorella ente enterada de todo esto, aunque ya no hay nada que pueda hacer es  demasiado tarde y los Santelli no  tienen dinero suficiente para pagarle  a Dante y lo más probable es que perderán sus propiedades y prestigio”.

Si ese imbécil de Mancini, piensa que dejare que se quede con Fiorella, está muy equivocado,  es mujer es mi desde el momento que puse mis ojos en ella y no pienso permitir que nadie me quite lo que es mío.

Al Diablo nadie le quita su mujer, por algo me dicen el diablo porque no me detengo ante nada y ante nadie para obtener lo que quiero.

*Fiorella*

“¿Como te sientes Papa?” le pregunte mientras lo veía con un mejor semblante.

“Mucho mejor Fiorella, el tenerte aquí me hace sentirme más tranquilo hija mía”.

“Me alegro”. Dije sonriéndome.

“Qué bueno que están ambos aquí, quería comentarte Papa, recibí una invitación de Don Luciano, al parecer su hija se casara con uno de los Bellucci y harán una gran fiesta de compromiso, obviamente estamos invitados” dijo Fabrizio.

“Es la ocasión perfecta, para Fiorella regrese a la actividad social”

Me sorprendió tanto escuchar a mi hermano decir eso, cuando hasta hace unos días, me prohibió salir de la casa, porque no quería que nadie me viera.

“Una fiesta y estás seguro que es conveniente que yo vaya Fabrizio?” le pregunte esperando escuchar su negativa de nuevo.

“Por su puesto querida, porque sería un problema” dijo el, pero no entendía nada, porque ese repentino cambio en el.

“Tu hermano tiene razón Fiorella, ya es tiempo de que olvidemos el pasado y este evento es la ocasión perfecta, incluso yo asistiré, ya me siento mejor y me encantaría ver a algunos amigos.”

“Fabrizio, quiero que contrates a los mejores maquillistas y manda hacerle un vestido a tu hermana, tiene que estar impecable, para que todos conozcan a la nueva Fiorella Santelli” dijo Papa y pude ver lo emocionado que estaba.

“No se diga más, ya escuchaste Fiorella, no podemos negarle nada a nuestro padre”.

*Lorenzo*     

Estaba limpiando la sangre de mis manos, hace unos días, atrapamos a uno de los hombres de Mancini espiando en uno de mis casinos, nadie sabía que lo teníamos, porque Camilo se encargó de que encontraran un cuerpo calcinado en su auto.

Después de 3 días en mis manos y sufriendo el trato que le doy a los traidores, ya estaba cantando como un pajarito, al parecer Dante estaba planeado un golpe bastante fuerte, para asesinarme y tomar las riendas como Don de la mafia italiana.

Un Mancini en la silla principal, ese sueño jamás llegara a realizarse, tirando el pedazo de tela al suelo ya saliendo de ese cuarto que olía a sangre y humedad, subí las escaleras oscuras del sótano de mi casa y me dirigí a mi oficina.

Cuando estaba revisando algunos papeles con mis cuentas de blanco, entro Camilo y se sentó en la silla frente a mí.

“Aun no puedo creer que Dante piense que puede meterse contigo y salir ileso” dijo visiblemente molesto.

“Que puedes esperar de ese imbécil, cree que puede matarme en cualquier momento y está muy equivocado, necesito que lo mantengas vigilado y que estes al pendiente del embargue que llegara, mañana de Rusia” le dije y continua con mi trabajo.

“Ese no es el motivo, de mi visita en tu oficina a esta hora de la noche,”.

“¿Pasa algo?” le pregunte dejando los papeles a un lado y dándole toda mi atención.

“Luciano Contti realizará una fiesta, para presentar oficialmente el compromiso de su hija con uno de los Bellucci, acaban de traer la invitación y si mis contactos no me fallan, también asistirán los Santelli “.

“Allí tendrás una oportunidad de conocer a Fiorella, personalmente”.

Le arrebaté de las manos la invitación y en mis labios se dibujó una sonrisa, Camilo estaba por irse, pero lo detuve, ¡“Espera!”.

“Averíguame si Dante Mancini, también está invitado” le dije seriamente y el acento con su cabeza.

Este tipo de fiestas no era algo nuevo para mí, los matrimonios arreglados o por contrato, eran muy común, de esta manera se cerraban con lazos sanguíneos, las nuevas alianzas entre la familia de la mafia.

Desde pequeño supe esto, siendo huérfano de madre, mi padre siempre fue firme en lo que a mi matrimonio se relacionaba, repitiendo constantemente que debo sacarle provecho.

Mi Familia era poseedora de una fortuna bastante considerable, después de la muerte de mi madre, mi padre se concentró en los negocios, a pesar de que ya estaba en los sesenta años, siempre fue respetado entre los Dones hasta el día de su muerte.

Mi padre y Giuseppe eran los más importantes, pero el carácter de mi padre era más temible, al morir acepte mi destino y Giuseppe sabía que el lugar del Don de la mafia italiana era mío por derecho y no lo cuestiono

Crecí fuerte y me convertí en el Capo más temido y violento, por las noches vivía intensamente en mis casino y negocios, no había mujer que se me resistiera, por eso me gane el nombre de “El Diablo”, un hombre sin escrupulos, fuerte y despiadado, el diablo en persona y la peor pesadilla para mia enemigos.

No tenía muchos amigos, porque en este medio cualquiera puede apuñalarte por la espalda, por eso Camilo se convirtió en mi mejor amigo,  el era hijo de la mano derecha d emi padre quien murio asesinado, sabe perfectamnete el precio que hay que pagar por estar a mi lado y sigue aquí.

Nunca tuve necesidad de tener una mujer a mi lado, no podia darme el lujo de distracciones paganas, mis negocios eran primero, no podía confiar en nadie ninguna mujer se merecía mi corazón ni mi cariño, todas buscaban solo una cosa, mi dinero y mi poder.

Jamás caí en la tentación, ni las ofertas de otros Capos de casarme con sus hijas, no había mujer alguna que me tentara en sentar cabeza o que considerar digna de estar a mi lado, en este medio, la familia es un lazo muy poderoso y ninguna mujer era digna de ser llamada la Segora Razzo.

Hasta el día que por primera vez vi a Fiorella, algo en mí se estaba transformando, la necesidad de poseerla, de reclamarla como mia ante todos, de tenerla a mi lado cueste lo que cueste.

Esta fiesta era perfecta, para volver a verla, su padre también estaría presente y el estúpido de su hermano, podria aprovechar la oportunidad de hablar con el  viejo Giuseppe y ofrecerle un buen trato por la mano de Fiorella,  uno que no pueda rechazar.

Capítulo siguiente