Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPÍTULO 46

Gwyneviere buscó rápidamente algo entre las cosas de Meredith para vestirse y salió hacia el Bosque de Druwyddrerm a través de un portal. Una vez allí, buscó a Arabella.

Advirtió a los druidas sobre el regreso del Nigromante, aun sin saber cuáles eran exactamente sus planes y les dijo a Eamon y Meredidith que la siguieran.

- ¿Qué sucede, Gwyn? -preguntó Meredith.

- No lo sé aun… Iremos a Emyrddrin por un tiempo, hasta que sepamos a qué nos enfrentamos. Sólo sé que tomaron la Ciudadela. No podemos volver allí. No he tenido tiempo de avisar al Alto Consejo, pero no puedo arriesgar a mi familia.

Abrió un portal y los llevó a Emyrddrin. Allí se dirigieron a casa de Katya. Gwyneviere golpeó la puerta, y por la urgencia de los golpes, Katya no tardó nada en contestar.

- ¡Eres tú! -dijo alegremente-. Y, adivino, los padres de Vandrell. Encantada, soy Katya -agregó estrechando las manos de Eamon y Meredith-. Un honor haber conocido a su hijo y luchado