Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 44

Al día siguiente, Ángela se despertó calentita y arropada. Recordaba haberse quedado dormida mientras decidía que muebles quitaría de la pequeña salita que le había cedido la madre de su esposo.

¿Quién la habría llevado a su cama?, pensó estirándose para desperezarse.

Su pregunta se contestó sola.