Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
9 Padre, tío y cachorros 3

Ya estaban de regreso cuando el sol comenzaba a caer. Los seis lobos se notaban cansados, pero de buena manera. Habían tomado un descanso rápido, Dante los había llevado a cazar en zonas seguras logrando que Axel se hiciera con su primera presa, y después habían vuelto a darse un chapuzón en el estanque.

En resumen, estaban molidos y Dante sabía que sus cachorros irían directo a la cama después de comer, pero todos se notaban conformes con la salida familiar. Incluso Matías, después que Sacha lo hubiera empujado junto con ellos y lo hubieran enredado entre sus garras, parecía más relajado. Aunque ahora iba al lado de Dmitri.

Bueno que podía hacer. El lobo parecía estar cómodo con la cercanía del gemelo. Un paso a la vez y el alfa podía afirmar que podría relacionarse con todos naturalmente otra vez.

–Pa, cárgame –le pidió Axel que se tambaleaba de un lado a otro y sus ojos se cerraban.

Tuvo que recostarse en uno de los árboles para no tropezar. Habían decidido ir caminando desde el es