Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
18... perdonar

Cristal despertó era tarde se dirigió a la cocina a tomar un vaso de agua al estar ahí recordó que estaba con vida le busco con la vista después le llamo no consiguió respuesta dedujo que debe estar sola no le dio importancia al entrar de nuevo a su cuarto noto algo raro un ambiente más pesado cerro su puerta al ver que la muerte estaba adentro le hizo tirar el vaso de asombro la muerte parecía más cabreada que nada sus ojos carmesí se notaban a igual su ceño fruncido ella no entendía el por qué pero al decir le hizo sentirse mal.

“Es cierto que te besaste con vida” exigió la muerte su voz era fría cristal bajo la mirada.

sus lágrimas querían salir además de no querer responder no quería romper su corazón.

“¡¡respóndeme!!” ordeno más cabreado cristal apretó su blusa ligeramente.

“Si” dijo en un débil susurro.

muerte callo en la cama frustrado llevando sus manos a su cabeza.

“perdóname muerte vida me beso yo no quería pero él seguía insistiendo… perdóname muerte pero yo…” no le dejo terminar.

“Te enamoraste de el” exclamo más cabreado levantándose provocando asustar a cristal.

“No… muerte te amo solo a ti” dijo muerte se giró pensando.

“Porque no me dijiste que vida te beso” dijo cristal se quedó callada.

“te gusto” ella sabía que estuvo mal no decirle desde el primer momento.

“te gusta vida”

“Porque no me crees” murmuro en un tono cortado.

“Cristal te creo, pero pensar que mi compañero y mi novia se besaron me hace pensar que ya no me quieres” dijo casi gritando.

cristal de tan asustada dio un paso atrás cortándose su pie con el vaso que tenía en mano callo viendo la planta de su pie que sangraba ligeramente la muerte se acercó a ella a auxiliarla no dijo nada al respecto.

la sentó en la cama trayendo su pequeño botiquín curándola aún tenía el sentimiento de llorar.

La muerte se percató de ello que decía la verdad al terminar su pie se acercó besándola esta accedió, la recostó sin dejar de besarla. El beso era desesperado por falta de aire se tuvieron que separar la muerte pego su frente con la de ella sus ojos carmesíes cambiaron aquel color oscuro este acaricio su mejilla con delicadeza.

“amor te amo no quiero perderte eres mi mundo la única luz en mi oscuro camino”

“Muerte yo también te amo y nadie más ocupara mi corazón solo tu” dijo dándole un beso delicado en sus labios.

“Prométeme que no serás de nadie más” dijo rozando sus labios con los suyos.

“Solo soy tuya” dijo ya uniendo sus labios provocando que la muerte se volviera más agresivo sus manos acariciaban su espalda.

“No pienso dejarte ir” dijo entre sus labios cristal bajo la intensidad mordiendo sin fuerza su labio inferior esta le miro.

“Mucho menos yo pienso dejarte ir con otra chica”

“Valla, mi novia es celosa” se burló.

“Muy celosa amorcito” provocando una pequeña risilla de la muerte, cristal se recostó a lado de la muerte, le abrazo ya más tranquila sabiendo que la mujer por quien ama con locura aun lo ama.

Han pasado días que vida y muerte no se hablan muerte se ha pasado más tiempo con cristal, ella, aunque no siente amor hacia vida, pero lo quiere como amigo le duele que estén molestos, ellos son amigos antes de que le conociera, estaban acostados viendo una película, pero cristal estaba pensativa.

“Amor estas bien” pregunto la muerte dudando.

“Si amor solo que tengo duda”

“El que”

“Tú y vida no se han hablado”

“No, desde el día que me confeso que te beso no le he dirigido la palabra”

“Amor nos seas rencoroso, perdónale”

“Amor el traiciono mi confianza”

“Pero si hubiera sido al revés que fuera su novia y que tú te enamoraras de mi”

“Cristal sabes que eres todo para mi”

“Pero conociste a vida mucho antes que mi perdonarle, si amor” dijo tomándole del rostro

“A cambio de” la muerte le gusta sacar provecho de sus peticiones.

“Si no le perdonas te matare” le muerte rio en bajo.

“Cariño ningún humano puede matar a la muerte” con cuidado la sienta en sus piernas mientras le tomaba de la cintura.

“Sabes que no soy una humana común yo escucho a la muerte” dijo juguetona.

“¿A si?, me parece que mi novia está enferma debería llevarte al doctor” la muerte se levantó cargándola puso sus manos alrededor de su cuello haciéndole enredar sus piernas en su cintura.

“Qué tal si tú eres mi doctor esta noche” dijo la muerte camino a su cuarto.

“Bienvenida al consultorio” dijo dejándola en la cama.

cristal al estar dormida muerte tomo si forma original regresando a su mundo caminando a donde se encontraba vida.

“Vida” le miro.

“realmente te enamoraste de cristal” se acercó a el.

“He aprendido a dejarla ir este tiempo muerte… perdóname” le tomo del hombro.

“Me estresa mi trabajo estando molesto contigo” ambos sonrieron.

Capítulo siguiente