Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 20 El anhelo de un niño (II)

Estoy corriendo en un prado cubierto de césped y muchas flores, de diferentes colores, formas y olores, corro detrás de una mariposa, no sé dónde estoy pero me parece que es el lugar más genial del mundo, alguien dice mi nombre en la distancia

– Ratko no te alejes mucho – es la voz de una mujer, su voz es dulce y melodiosa, me giro para verla y saludarla con mi pequeña mano.

– Está bien mama – grito con mi voz de infante.

Me giro una vez más tratando de alcanzar a la mariposa, que he perdido de vista, la busco un poco más pero no logro verla, se ha ido, el olor a flores impregna mi nariz y sonrió, es un lugar muy bonito, me gusta, regreso sobre mis pasos hasta alcanzar a mi mama, que está sentada sobre una enorme manta a cuadros rojos y blancos, en cuanto me ve sus ojos se iluminan y una enorme y dulce sonrisa se dibuja en sus labio