Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPÍTULO 14

 No quise quedarme tanto rato ahí. Preferí irme a casa, tener tiempo para una misma es necesario. Mi habitación, mi cama, mi almohada. Tres elementos irremplazables. Saqué una remera vieja del segundo cajón en el ropero, y de un salto me acosté en la cama. Disfrutaba del olor a sábanas limpias. Pensaba en cómo a veces nos complicamos la vida sin necesidad. Y en todos los problemas que nos podríamos evitar. Es necesario encarar las dificultades con inteligencia emocional para no perder la cabeza.

 De un momento a otro, me encontré en un edificio con un salón interno y amplias escaleras. Era hermoso, pintado de blanco y doradas columnas. Me transmitía paz. Había mucha gente, algunos conocidos. Identifiqué a dos compañeras que hacía años no veía, las saludé alegremente, pero ellas parecían indiferentes hacía mí. Quizás no me recordaban. De todos modos, eso no alteró mi tranquilidad y seguí avanzando hasta llegar a las escaleras. Comencé a subir, todo marchaba bien, pero cu