Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Veintiuno
Volteo a ver a todos, hasta que depara la mirada en el señor Mohamed, quién con la cabeza me hace señas que continúe. Sin esperar la reacción de la bruja Fanny salgo del comedor, lavo los traste y me despido de Dominga para luego irme a mi habitación.

Esta noche, como todas las anteriores hice la oración para que mi tío vuelva a despertar y me saque de este lugar. Mientras lo hacía, un par de lágrimas rodaron por mis mejillas, seguido las limpié y me recosté en la cama.

A la mañana siguiente me levanto y cepillo mis dientes, me pongo el mandil y me dirijo hasta la cocina para ayudar a las chicas a preparar el desayuno. Son las cinco de la mañana y Valleral a amanecido con tres grado bajo cero, el clima está como para meterse a la cama y dormir todo el día. Quizás si no viviera en casa ajena lo haría ya que hoy es sábado y no tengo clases.

Cinco y cuarenta de la mañana el señor Mohamed desayuna al igual que los vaqueros, para luego dirigirse a ordeñar las vacas. Una vez que termina s

Alexyta

Hola lectores, aquí les traigo otro capítulo

4