Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Catorce
RELATA ADIEL.

—Kiara Salman… ¡A mi oficina!—pronuncio rechinando los dientes y pasando por su lado. Camino a pasos rápidos mientras escucho las risas de todos los estudiantes, estoy por salir del comedor y me detengo, hago un giro y les miro con ojos iracundos, basta la mirada asesina para que todos se callen, luego la clavo en kiara y Bramo —Un minuto le doy para que llegue a mi oficina.

Dicho eso camine hasta el lugar que se me había otorgado como mi espacio privado en el instituto. Al llegar deje la puerta abierta, camine hasta el escritorio y me senté tras de él dando la espalda a la entrada. Segundos después los pasos de alguien se escucharon —Cierre la puerta—, ordeno de espaldas. Acto seguido la puerta se cierra de golpe, como si la hubiera cerrado con los zapatos, quise girarme para regañarla pero me detuve cerrando los ojos y soltando un suspiro relajante.

Aunque no tenia ojos en la espalda podía sentir que me estaba observando fijamente, infle mis pulmones y opte por levan