Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPÍTULO 18. Un hombre sonriente

CAPÍTULO 18.

Elliot dejó de respirar cuando la vio abrir aquellos ojos que parecían plata derretida y sintió el aliento de Kali alcanzar su dedo.

—¿Qué crees que estás haciendo, Elliot? —preguntó ella con acento controlado y el retiró el dedo como si estuviera frente a un perro de presa.

—¿Suicidándome? —respondió él.

Bueno, al menos le había visto un pedacito de la mejilla derecha. Algo era algo.

—Ya me parecía —siseó Kali y se incorporó lentamente, sin dejar de mirarlo a los ojos mientras se ajustaba el cuello del abrigo—. ¿Te sientes mejor?

Elliot suspiró, intentando ser consciente de su estado y asintió.

—Me duelen hasta las malas intenciones. ¿En qué hospital estamos?

—En el Lakeshore Med —respondi&