Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
A la Deriva 29
A la Deriva 29

Más aún Jorge que por un momento, pese al recuerdo amargo de su hermano estaba muy feliz de ver a su sobrino muy alegre en tanto tiempo…

Así pasaron la noche tranquilamente relajados.

—capitán acá está su ropa— dijo Francis pasándole unas camisas a Theo.

—dejá en el camarote nomas, ahora si tenés mi permiso de entrar jaja— contestó él alegremente mientras tomaba mate.

—bueno capi que el mate no es micrófono eh—dijo Osvaldo haciéndole señas para que le pase el mate.

—¡no! Dame la pava, voy a disfrutar solo de este mate mientras puedo, ustedes tienen todo el tiempo, yo no sé—

—¡¿qué?! Pero hay una sola bombilla—

—¡definitivamente son unos pelotudos! Estamos en la concha de la lora y a ustedes se les ocurre fabricar una sola bombilla—se quejó Theo.

—bueno nené calmate, de seguro algo se va a poder hacer con lo de tu gusto—

—pues si, tal vez algún tratamiento estaba pensado—dijo Carl pensativo.

Con un suspiro de queja Theo le pasó el mate a Osvaldo.

En ta
| Me gusta