Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
A la Deriva 13

A la Deriva 13

                                     

Jorge y Milton solo lo miraron en silencio y después salieron sin decir ni una palabra ante la confesión de Theo…

En tanto Laurine estaba en la orilla remojando sus piernas en el agua.

Eso la hizo sentirse mejor y con más energía.

Mirando fijamente al mar dijo:

—¡cielos! ¿Cómo haré para confesar a Theo mi secreto y pedirle ayuda—

—aunque de todas formas siento que él también me está ocultando cosas— así quedó un momento pensando en todas esas cosas…

En tanto Theo buscaba a Edgar para hacer algún trato con los cofres que le había robado a Pietro.

—vaya que eres un niño muy impaciente— dijo Edgar apareciendo sorpresivamente detrás de Theo, a