Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
A la Deriva 4

A la Deriva…

4

—¡che, nené, arriba!—dijo el tío y apenas tocó su frente Theo abrió los ojos de golpe. Eso asustó a Jorge que inmediatamente se echó para atrás de un salto.

Theo lo miró fijamente con su penetrante mirada gélida y sonriendo dijo:

—tranquilo tío, sabés que a vos no te voy a matar, sos mi familia y además el contramaestre, así que tranquilo—

Jorge no hizo más que sonreír torpemente.

—bueno che, entendé, para mi no es fácil. Perder a mi hermano, embarcarnos en este viaje incierto y ahora esto…

—ya tiito, yo ya me acostumbré a mi nuevo yo, es lo mejor que me pudo haber pasado, y… ¡no morir como una porquería a manos de esos monstruos inmundos!—

Jorge quedó sorprendido.

—hace mucho no me decís así, desde que eras un niño—

—ya no soy un niño, y nunca te diré así frente a la tripulación, solo se me escapó— dijo Theo desviando la mirada.

Jorge lo abrazó.

Él lo empujó.

—ya, suficiente cursilería por hoy— dijo Theo serio.

—Em, bueno, este a lo que venía— dijo Jorge nervioso.

—¿y Laurine? Más les vale que esté bien, sino se las verán conmigo— amenazó Theo levantándose de un salto.

—bueno, no sé creo que está bien, es que…

—¡¿qué pasa tío?!— gritó Theo.

—bueno, es cierto que en alta mar se suelen ver cosas extrañas, pero esto, no sé…

Cuando salió del camarote el cocinero le ofreció lo mejor que tenía, pero en cambio ella prefirió comer un poco de pescado crudo—

Theo lo miró incrédulo.

—sé perfectamente que en esta situación y dada la vida que llevamos no es extraño, pero tratándose de una joven de su clase, no sé…

Inmediatamente Theo salió a toda velocidad del camarote.

Quedó sorprendido al ver a Laurine sentada en un banquito con los pies sumergidos dentro de un balde mirando el mar y el atardecer.

Osvaldo se acercó a Theo y en un susurro le dijo:

—hace unas horas está así, dice que tiene los pies hinchados y no sé qué, pero esto es extraño—

Theo suspiró.

—no hace falta que hagas esto, mis oídos están agudizados. ¡Vieja chismosa!—

—eh, bueno, si cierto, pero para disimular delante de la chica o ¿queremos más cosas extrañas?—

—¡claro que no! ¡y ustedes tienen que dejar de estar cuchicheando entonces!— gritó Theo molesto.

—por nada ella tiene que saber lo que soy—

Osvaldo solo asintió con la cabeza.

Theo se acercó a Laurine.

—señorita, buenas tardes— la saludó Theo con una sonrisa alegre.

Laurine lo miró con sus destellantes ojos como luceros.

Theo no pudo evitar sonrojarse.

—buenas tardes, si que durmió— dijo ella sonriendo.

—eh, bueno ser capitán no es fácil—

—pues sí seguro, más a tan corta edad–

—bueno no, pero hago lo que puedo, lo que sea mejor para la tripulación—

Al otro lado del barco Osvaldo le susurró a Joseph:

—sí claro, ¡falso de m****a! Solo somos su alimento—

—shhh estúpido, seguro escuchó, además está tratando de ligarse a la muchachita, eso me di cuenta desde que la subió al barco, además ¿no te diste cuenta que su carácter de m****a cambió un poco? —

—si, puede ser Joseph, pero él ya no es uno de nosotros, eso es lo que me preocupa, voy a hablar con Jorge para que lo convenza de dejar a la chica en tierra y seguir con su absurdo viaje—

Joseph solo arqueo las cejas.

—¿estás bien?— preguntó Theo.

Ella sacó sus pies del balde y sonriendo dijo:

—sí, no es nada, además también me gusta meter mis piernas en el agua, ¿tiene algo de malo eso? —

—Em, no, no para nada, solo me preocupé, es eso nada más— contestó él nervioso.

—gracias por preocuparte— dijo ella sonriendo y tomando su mano.

Theo solo sonrió tontamente, nunca se había sentido así, pero no podía evitarlo.

Ya a la madrugada Theo estaba al timón hablando con su tío.

—¿y qué más te dijo la muchachita? — preguntó Jorge intrigado.

—pues no mucho, ves que fue a dormir temprano, ni siquiera cenó, me preocupa, mañana le diré a Milton que la revise—

Jorge lo miró un momento y dijo:

—bueno, si me parece bien, pero digo, si hubiera algo extraño vos lo sabrías ¿no?—

Inmediatamente Theo lo escudriñó con la mirada.

Seguido de eso soltó una risotada que estremeció a toda la tripulación.

Jorge quedó estupefacto.

—¿ qué Laurine es una sirena? Si claro, que absurdo. Tío me sorprende que vos justamente pienses esas boludeces. Me esperaría semejante cosa de Osvaldo o Joseph, pero ¿de vos?—

Jorge gesticuló tratando de decir algo pero Theo no lo dejó.

Caminando alrededor de él dijo:

—además si fuera así yo lo hubiera notado al instante, y no percibí nada extraño, ella es el ser más puro e inocente que jamás había visto—

Terminando de decir eso se dirigió al camarote, pero antes de entrar, se giró y dijo:

—realmente no esperaba que funcionará lo de leer la mente, pero veo que si, es increíble las cosas que descubro día a día—

Así con una sonrisa que dejaba ver sus enormes incisivos entró al camarote.

Ante esa situación Jorge quedó helado.

Osvaldo lo hizo volver en sí de un salto al aparecerse detrás diciendo:

—la pucha, ahora si estamos jodidos—

Jorge solo emitió un largo y lastimoso suspiro.

—yo no sé, pero sigo pensando como Jorge, así que hay que estar atentos—

Osvaldo y Jorge solo lo miraron aún más preocupados.

En tanto en el camarote Theo se había acercado al catre donde dormía Laurine a contemplar su belleza y también a intentar entrar en su mente.

—Que extraño, bueno debo haberme agotado cuando entré en la mente de mi tío, en fin, de a poco Theo, de a poco—

Sumido en ese pensamiento se precipitó al notar que Laurine había abierto los ojos bruscamente.

—eh, solo vine a ver como estabas—dijo el nerviosamente.

Ella lo miró en silencio un momento y después sonrió.

—estoy bien, un poco cansada, no estoy acostumbrada a este tipo de vida y lugar—

Theo se sentó a los pies del catre y suspirando más tranquilo dijo:

—bueno si, seguro, un navío y la vida marítima no son para ustedes las mujeres—

Ella solo sonrío.

—¿cómo estás seguro de eso? No has vivido lo suficiente—

Ante éste comentario él se sonrojó de vergüenza y quedó sorprendido. Odiaba quedar en ridículo ante los demás.

—en, bueno si vamos al caso tu tampoco viviste lo suficiente, además por lo que percibo eres una señorita, así que, como que experiencia de la vida dura dudo que hayas tenido, además mi comentario hacia más referencia al hecho de que este es un ambiente hostil para ustedes—al decir eso Theo se sintió más tranquilo ya que había arreglado su comentario machista, o era lo que él pensaba.

Laurine quedó un momento pensando y finalmente dijo:

—bueno, si tienes un tanto de razón en lo que dijiste, pero yo creo que si una mujer quiere y se lo propone puede ser una excelente capitana—

Ante eso Theo solo sonrió forzadamente.

—en fin, al parecer estás bien, pero de todas maneras mañana te revisara el médico—

Ante esto Laurine hizo una expresión de susto.

—¡no, no! No es necesario, yo estoy bien—

Theo se sorprendió ante su reacción y tomando su mano muy calmado dijo:

—tranquila, yo no voy a permitir que la tripulación se desubique con vos, solo yo puedo hacerlo—

Al oír eso Laurine se sorprendió, pero no le dio tiempo a reaccionar ya que Theo la estaba besando…

Un torbellino de sensaciones engulló a Laurine en ese momento, nunca había sentido cosas así, bueno, nunca un muchacho la había besado…

Notando que había quedado muy tiesa Theo se apartó.

—eh, perdón, yo, no pude evitarlo, me gustas mucho… ¡ay soy un boludo!— exclamó él nerviosamente todo rojo.

Ella también estaba sonrojada y no sabía que decir.

—no, no pasa nada, se que es muy repentino, pero creo que tu también me gustas— dijo ella con la vos temblorosa y la mirada baja.

Inmediatamente como en un abrir y cerrar de ojos Theo la abrazó.

—no quiero que se malinterprete, yo soy una señorita y…

Theo la volvió a besar apasionadamente y acariciando sus negros cabellos le dijo:

—lo sé, no te preocupes, yo te quiero bien, jamás me había pasado algo así, esto debe ser la boludez esa que llaman amor a primera vista o algo de eso—

Ella solo lo miró y se recostó nuevamente en el catre.

Él se acostó a su lado y tomándole las manos dijo:

— En serio me gustas mucho, no tengo intenciones de hacerte nada malo, solo quiero amarte—

Laurine seguía sorprendida ante lo que estaba ocurriendo, pero también le gustaba mucho Theo, lo abrazó y así se quedó dormida.

Él no estaba durmiendo, pero había quedado como en un estado aletargado…

El destino incierto había sorprendido a los jóvenes desviando así sus importantes objetivos.

En tanto en cubierta…

—che, como que el capi nunca más salió de ahí—

—en serio eh, ¿tan pronto habrá quedado atrancado entre las piernas de la muchachita?— exclamó Osvaldo pensativo.

Joseph solo río y Jorge lo miró con cara de pocos amigos.

—cualquiera decís Osvaldo, mi sobrino será un pirata, pero no es ningún depravado ¡eh!—

—bueno ¡eh! Yo digo lo que veo, el capi desde que subió le quiere entrar—

Jorge estaba a punto de golpearlo, pero los detuvo la expresión de Joseph quien lo más silenciosamente que pudo se acercó al camarote y entre abrió la puerta para ver.

Los dos se acercaron rápidamente.

—¡ la pucha ichu! Te dije Jorge, ahora si estamos perdidos— exclamó Osvaldo.

Jorge quedó estupefacto al ver a su sobrino y Laurine durmiendo juntos…

Capítulo siguiente