Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPÍTULO VEINTICINCO: YA NO SOY UNA NIÑA

Capítulo veinticinco

Ya no soy una niña

*Stella Di Lauro*

Recorro el local contemplando cada uno de los reconocimientos colgados en la pared. Me pregunto si habrá espacio para alguno más. La verdad es que su trayectoria con apenas veintisiete años es impresionante.

Cuando ambos conocimos a Cassie, nos enamoramos de ella y jugar a los doctores se convirtió en nuestro pasatiempo favorito. Sin embargo, con el pasar del tiempo la medicina se trasformó en más que un juego para Federico.

Escucho el sonido de la puerta al cerrarse, pero de todas formas mantengo la vista fija en la pared. Me gustaría escaquearme de esta incómoda situación, pero entonces no podría quitarme al pedante de mi hermano mayor de encima. Al menos he ganado algo de tiempo respecto al interrogatorio de mi madre. La recuperación de la abuela la tendrá ocupada por unos días.