Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
CAPÍTULO SESENTA Y CUATRO: QUIEN SIEMBRA ESPINAS NO PUEDE RECOGER ROSAS

Capítulo sesenta y cuatro

Quien siembra espinas no puede recoger rosas

*Cassandra Di Lauro*

Quiere verme, hablar conmigo. ¿De qué? Entre nosotros nunca ha habido una conversación amena. ¿Qué reclamos tendrá para darme ahora? 

«Necesito verte», la última llamada continúa reproduciéndose en mi cabeza como un viejo rollo de película. 

Estuvo a punto de morir... 

Creí que no volvería a verlo y ahora..., lo tengo frente a mí, con esos ojos tan iguales a los míos clavados en mí. 

«No puedo hacer esto»

No estoy lista para enfrentarle. Me siento demasiado inestable para escucharle, para hablarle. 

Mi cerebro despierta del letargo gritando «huye» y eso es lo que hago. Salgo corriendo como si la vida se me fuera en ello.

Claudia Llerena

Hoy vine temprano. Jjj. Se aproxima la boda de Pietro y solo voy a adelantar que promete. Gracias por tantos comentarios. Adoro cada uno de ellos. Besos.

88