Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
12. Juguete

—Puedo ser muchas cosas pero jamás el juguete momentáneo que un hombre compra una mujer para satisfacer su deseo sexual—añade mirándolo con asco.

Adriano con los ojos fuera de órbita no duda en hacer una señal con las manos a sus hombres para que no intervinieran dado que ya estaban a media trayectoria de dispararla se retiran. De pronto una melodía invade la habitación, era Claro de Luna de Beethoven.

—Adriano…—llamó Ezra sin poder esconder su preocupación por la cabeza de Meredith—¿Escuchas Beethoven?¿Qué tienes noventa años?—añade sin poder evitar fruncir el ceño disgustado.

—Mide tus palabras—espetó el moreno sin perder de vista ni las distancias con Meredith, tenía colocados cada mano en un lado del asiento y ella en lugar de mostrarse sumisa y echarse para atrás se mantuvo inm&