Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
POR KARINA.

Ana le dio a Karina la oportunidad de utilizar primero el sanitario por su estado, cuando Karina regresó a los lavamanos no estaba Ana, decidió que la esperaría fuera, así daba una vuelta a los niños a quienes Boris después que no los dejó ir, prácticamente los echó de la mesa para que fueran al salón de toboganes y personal  de animadores para niños, Karina caminaba distraída por el pasillo, imaginando las fotos que haría para la boda de Ana y Samuel, cuando al pasar por el servicio de caballeros Edgar la interceptó cubriendo su boca y hablando en su oreja con su voz horrible, a Karina le dieron náuseas, Edgar estaba pegajoso y olía a su fuerte colonia ligada a sudor rancio.

—Te quedaras quietecita Karina y no gritaras o te dispararé.