Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
DOLOR.

Narrador.

Él guardó silencio durante un largo e incómodo minuto y después de pensar bien en su respuesta Boris respondió—esa mujer era mi prometida—el semblante de Karina cambió seguido escucho la palabra prometida. También sintió una pizca de celos ese que había olvidado después de lo sucedido con aquel desconocido.

—Eso significa que mientras me obligaba a hacer tu esposa tenías una prometida, y cuando te canses de jugar a la casita volverás a su lado—no le preguntó sino que afirmó furiosa cambiando su actitud pacífica por una irritante, él quiso defenderse, pero no lo dejó y agregó— tal vez ya no hay necesidad de buscar a una mujer millonaria; olvidaba que ahora sí estoy a la altura del señor Boris Meyer —la amargura que siente Karina al recordar algo que había pasado p