Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 42. Una reunión inesperada

Bruno se miró en el espejo, su rostro no había quedado bien del todo con aquella golpiza que le había propinado Björn en el club. Y Bruno ya no era aquel hombre, cerró sus ojos y con el puño de su mano, golpeó su reflejo con tanta fuerza que este se hizo añicos frente a él, al abrir sus ojos miró sus nudillos lastimados y empezaron a sangrar.

—Señor Hoffmann…—escuchó a su espalda, pero Bruno estaba aún mirando sus nudillos cuando se giró hacia la puerta de su habitación.

—Dame buenas noticias. —Bruno dijo en un tono gélido hacia su nuevo jefe de seguridad, este, no se inmutó a sus palabras.

—Me ha informado que su hermano Oscar ha regresado a Bali, pero ha regresado solo. —Bruno levantó su mirada y miró al hombre de traje oscuro.

— ¿Y en el pueblo? —pr