Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 23. Fuego

El fuego que se había formado en el vientre de Ava, estaba consumiéndola poco a poco, uno de los dedos de Björn entró en el interior de su braga, se deslizó hasta llegar a su abertura y la acarició suavemente. Ava hizo un ruido que hizo que se detuviera, Björn levantó su mirada desde su lugar, ella tenía sus labios entreabiertos, sus ojos cerrados, las protuberancias rosadas en todo su esplendor.

―No te detengas…―Ava pidió casi en suplica, levantó su pelvis para tener más contacto, Björn se levantó y con sus dedos tiró de su braga de algodón, haciendo que esta se rompiera en dos, Ava jadeó. ―Es la mejor braga que tengo…―anunció con sus mejillas rojizas.

―Te compro más, cariño. ―Björn se mordió el labio, la imagen de Ava totalmente desnuda, le provocó un dolor en el interior de su ropa interi