Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo Treinta y Nueve

—Y entonces ella ya no estaba. –dice mi padre sorprendido. 

Jared y yo acabamos de llegar a casa de papá en donde él y Nelly pasaron la noche juntos, se supone que vendría y me encontraría con buenas noticias sin embargo me encuentro a papá solo. 

—¿A qué hora te diste cuenta que no estaba?

—Eran las cuatro de la mañana cuando desperté y la cama estaba vacía. 

—Eso de huir por las noches es como ritual de primera vez. –susurra Jared ganándose la mirada confundida de mi padre. 

—¿A qué te refieres? –cuestiona. 

—A nada papi, ¿intentaste llamarla?

—Sí, pero nada. ¿Qué hice mal? Todo fue tal y como lo pensé, tal vez fue un...

—No se te ocurra decir la palabra. –lo interrumpo–. Debe haber una explicación lógica por su parte. 

—Espero que así sea. –dice derrotado. 

Jared y yo intercambi