Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo Doce

Estamos cenando en la pequeña mesa de la sala, comida italiana. Jared no volvió a preguntar el porque de mi extravío, y lo agradezco.

—¿Qué te parece una ducha?

—Excelente. –respondo limpiando mi boca–. Sabes, hoy hablé con Nelly, mi mejor amiga sobre ti. 

—¿Y qué dijo? 

—Quiere conocerte. 

—¿Se pondrá loca o algo así?

—Mas o menos. –me encojo de hombros. 

—Si me aseguras que no me morderá dile que cuando quiera. 

Río sin poderlo evitar, Nelly a veces puede ser un poquitín intensa, pero no es para menos, es la mayor de las tres aunque sea por un año y nos quiere cuidar. 

—¿Me dirás por qué estabas sola en un lugar que no conocías? 

Tomo otro bocado de tiramisú y me lo meto a la boca, asiento sin muchas ganas verdaderamente de contarle que sucedió, pero tampoco quiero que sienta que