Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Llamada

La pantalla del celular se prendió con una llamada entrante que duró un timbre, solo un timbre, aunque el dueño de este no se percató de ello, más bien, no estaba en condiciones de hacerlo. Y como hacerlo estando en su último día de celo y siendo satisfecho por su alfa.

Dominic enterraba sus caderas entre las de su omega mientras devoraba su boca. Sus cuerpos estaban agotados después de días de puro sexo aplacando la necesidad de su pareja. Ahora solo se entregaban a la pasión con movimientos suaves y cuerpos pausados, con más raciocinio y sin que el dolor de aparearse fuera tan fuerte.

Con un último movimiento se introdujo hasta la base y dejó que el nudo se creara en el interior de Aidan apenas llenándolo con su semen. Después de tantos nudos la cantidad no era la misma del inicio. Incluso los primeros tres nudos le habían dolido a su pareja. Siempre ocurría a pesar de estar en celo. Pero una vez que su cálido interior se acostumbró a la extensión del inmensa bulbo en