Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Celo de alfa

Dominic cerró la puerta de la habitación con la respiración agitada y recostándose sobre la puerta. Las imágenes que percibían se habían envuelto en una neblina rojiza que pronto le haría perder el control. No podía creer que su celo se hubiera adelantado. Había preparado condiciones para mantener a Aidan separado de él durante el día que duraba, pero al parecer tenerlo cerca había sido su cuchillo al cuello. Se acercó a su maleta y buscó su inhibidor sin resultado.

Rebuscó entre las ropas, los bolsillos y nada. El pequeño bolsito donde siempre los tenía no estaba allí. No recordaba haberlos sacado. Solo le quedó pensar que se habían quedado en algún lugar de la casa. Se giró para ver si podía bajar a comprar alguno pero e