Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 46

Mia disfrutó del viento acariciando su rostro y de la vista del inmenso lago que se extendía por debajo de ella. Estaba viviendo una de las mejores experiencias y se dijo que lo repetiría más de una vez en el futuro. La mujer que la estaba llevando, maniobró el parapente de lado a lado haciendo que la caída se sintiera como un balanceo.

Cuando por fin tocaron tierra, Giovanni se acercó a ella mientras la mujer le retiraba el equipo. Él todavía parecía preocupado por ella, no había dejado de mostrarse reacio a que subiera. Más de una vez, mientras la alistaban, Mia había tenido que recordarle que estaba usando equipo de seguridad y que la persona encargada de llevarla estaba perfectamente capacitada. Nada lo había convencido del todo.

Su preocupación le resultaba tierna y eso era suficiente para olvidarse del hecho de que la estaba tratando como si fuera una frágil muñeca.

En cuanto estuvo fuera del equipo dio un dio un paso hacia adelante, pero no llegó muy l