Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 34

Mia tenía el ceño fruncido y parecía triste. Ella estaba tan distraída que parecía no haberse dado cuenta de que llevaba un rato observándola. Había notado el momento en que el cambio había sucedido. La conocía bien y sabía cuándo no estaba siendo ella misma. No importa cuánto se había esforzado por mantenerse sonriente, se había dado cuenta de que algo no iba bien.

Quería saber que era y buscarle una solución.

—¿Qué pasa? —preguntó.

Ella levantó la cabeza y lo miró en silencio por un rato.

—¿Estás seguro que es esto lo que quieres? —Su pregunta lo dejó confundido, no entendía a que se refería, pero de todas formas ella no le dio tiempo de responder antes de continuar—. Luka me contó hoy lo de la muerte de tu padre.

Giovanni se tens&