Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 14

Los ojos de Mia se encontraron con los suyos y ese momento fue su perdición. Sus secretos estaban allí, expuestos para que él pudiera verlos. Ella lo deseaba y no iba a fingir que él no se sentía de la misma manera. Incluso si hubiera intentado hacerlo, su cuerpo lo habría delatado.

Dejó caer algunas de sus barreras, no todas, pero las suficientes para que ella viera el deseo que lo estaba consumiendo por dentro.

Mia abrió la boca como si fuera a decir algo, probablemente alguna de esas cosas listas que siempre tenía en mente, pero él la acercó y le dio un beso. Ella soltó un gemido apenas sus labios entraron en contacto.

Giovanni no fue suave, había soñado demasiado con ese momento, como para serlo. Sin embargo, se aseguró de que ella también lo disfrutara. Los labios de Mia eran tan dulces como los había imaginado. Su sabor iba a quedar grabad