Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
VEINTE Y CUATRO

S A W Y E R

—Hemos terminado todo.

La voz cantarina de la abuela en el punto de encuentro hace que todos sonriamos orgullosos, no dudo en buscar con la mirada a Aileen. Sabía perfectamente que la escena que habíamos vivido horas atrás se quedaría impregnada en su retina, al menos estaba claro que en la mía sí lo estaría. Eternamente. No puedo imaginarme nada mejor que eso, ella vulnerable, a mi merced y yo explorando junto a ella todo lo que nuestros cuerpos podían ofrecer.

Dios.

Esa niñita me había vuelto loco.

Tanto que por ella había podido coger el maldito coche.

Conducir y no morir en el acto… Algo inimaginable, impensable. Imposible.

—¿Y Aileen?—pregunto confundido a Malena.

Ella frunce el ceño.

—Le hemos dejado el catering pero no responde al móvil—refunfuñó ella con molestia miran