Buenovel

Descargar el libro en la aplicación

Download
Capítulo 51

Más tarde acompaño a Vladik a la casa de los perros. James encabeza nuestra marcha y acata las órdenes de mi padre como fiel escolta.

—Sácalo aquí —le pide. Entre tres sacan al maloliente Vladimir de su celda. Su aspecto es nauseabundo y no tiene fuerzas ni para mantenerse en pie—. Quítenle las ataduras.

Cuando Popov levanta la mirada, contempla con sorpresa a Vladislav. No entiendo por qué.

Observo al margen cómo mis guardias desatan al hombre que cae de rodillas en el pasto del patio. Los escoltas lo rodean por si intenta salir corriendo a la vez que papá se coloca nudilleras de acero en sus dedos, seguido unas vendas para protección. En los ojos de Vladimir se refleja el miedo mientras ve cómo Vladik se sube las mangas de la camisa hasta sus codos.

—¿Sabes por qué estoy aquí? —le pregunta de forma amenazante colo